La confrontación

IdoiaX_vs_CloeX

No tenía claro por dónde seguir con estos relatos, en algunos casos, los recuerdos se mezclan en el tiempo, porque los sucesos se han dado de forma esporádica y discontinua a lo largo de mi vida, recuerdo épocas de sólo algún encuentro light y en cambio ,otras temporadas, infinitas, de vivir en constante alerta y con miedo porque lo raro , era el día que no sucedía nada.

Ya os conté , que ha sido una constante desde que tengo uso de razón, en toda mi vida tengo recuerdos de ellos , igual qué recuerdo personas a mi alrededor siempre , o recuerdo el sol y las nubes , siempre han estado presentes , siempre.

Evidentemente, mi madre , bueno , mi familia conocían mis encuentros, algunas veces eran testigos, objetos moviéndose, un piano electrónico tocando solo y sin pilas, electrodomésticos poniéndose en marcha … Otras veces, sólo eran testigos…

Ver la entrada original 539 palabras más

Anuncios

La espera

Y estaréis esperando un algo, quien sabe que, un adiós, un hasta luego, un hola, un lo que sea, pero nunca llegará, porque ya habré muerto y no tendré tiempo para nada más exhalar un último suspiro por ella.
#microcuento #microrelato #poesia #letras #poema

El ascensor

IdoiaX_vs_CloeX

Año 1992, yo, tenia entonces once añitos , vivia con mis padres y hermanas , lógicamente , en el ático de un bloque de pisos, así que cada dia cojia el ascensor al regresar a casa, era un cuarto piso.

En el bloque había 14 familias más, entre ellas, en el primer piso, una familia andaluza, pùntualizo que eran andaluces porque todo el bloque eran catalanes , y a esa familia cariñosamente entre vecinos ,les llamabamos “los andaluces”. Esa familia estaba compuesta por la bisabuela, el matrimonio de abuelos, los padres y 5 hijos,tenian unidos dos pisos.

Ya os he dicho que tenia 11 años , así que a parte del colegio, danza, teatro, amigos ,dibujos animados , mi familia y mi perra,no me preocupaba de muchas cosas.

El relato que os voy a contar, sucedió una tarde al regresar del cole.

Llegué, entré en el bloque y subí al…

Ver la entrada original 515 palabras más

Abuson

Andaba con la espalda curvada, rozando los 40, las manos en los bolsillos y cabizbajo, como avergonzado constantemente, nadie le saludaba por la calle, en sus tiempos mozos, había sido “alguien”, era el abusón que se reía del más débil y lo vejaba, le había cogido “cariño” y todos le reían las gracias por miedo a que hiciera lo mismo con todos ellos, pues era el más grandote y fuerte, aunque lo que de verdad era, es gordito, pero sabía aprovecharlo.

Aquel día tenía hora en el urologo, pues su madre con la que vivía, le había pedido la hora. Ella Le esperaría en la puerta, si, 40 y su madre le acompañaba, como son las cosas…

El sabía que le mirarían la próstata, le había dicho alguien, que ya no metían el dedo por el ano y eso le dejaba más o menos tranquilo, llegó a la puerta del médico y ahí estaba su madre: “por que has tardado tanto!?” le regaño, dándole una colleja le hizo pasar primero, entraron a la sala de espera, esa sala blanca con un póster de una enfermera con el dedo en la boca mandando silencio, cogió una revista (el national geografic) la hojeo sin leer nada.

Pasaba todo muy lento, hasta que una voz dijo desde dentro… “SR. MARTINEEEEZ” se levanto su madre y tirándole del brazo lo levanto a él y le espeto: “espabila coño” entraron a la consulta y aquel médico le era familiar, era la primera vez que lo veía,pero tenía la sensación De que ya lo conocía de antes…
“¿el Sr. Martínez, no, José Martínez, verdad!? ¿¡no me recuerdas!? ¡Soy López, del colegio!”
Dios mio, era aquel niño con el que se metía en el colegio, ahora era un hombre apuesto, alto y firme, y con carrera, ¿se acordaría de todas las putaditas, o se habría olvidado? Estaba aterrado, tenía que dejar sus partes más nobles en manos de alguien a quien había amargado la existencia durante años y sin motivo…
“si soy yo” le respondió eludiendo su mirada y le tendió la mano pero sin fuerza, de esa manera que da rabia … Le hizo tumbarse boca abajo, le dijo que no se preocupase, que no le haría daño, y acercándose al oído Le dijo, “esto será un momento, lo mío fueron años…” y le introdujo el puño en la cavidad anal de golpe, causándole un desgarro de tres pares de cojones.

Aquel día no pudo sentarse, no tuvo valor para contárselo a nadie, ni a su madre, seguro que le diría que es un quejica, cogió un flotador de esos redondos, abrió el ordenador y con una bolsa de kilo de cheettos de marca blanca en la mano izquierda, se puso a soltar su rabia en la Red, insultando a gente en redes sociales, entrando en foros de quinceañer@s para intentar ligar con jovencitas, poniendo la foto de perfil de Justin Bieber, eso si, todo con el culo roto.
FIN.

Amores light.

Te quieros de quita y pon
besos de caramelo sin azúcar
tú y yo en nuestra casita inexistente de pin y pon,
falsas miradas de enamorada y excusas de mal pagador
Que nunca serán pagadas
Puede que hubiera sido perfecto pero…
¿el gato de la caja estaba vivo muerto?

#poesia #poema

Ella…

Era una tarde de invierno, hacía mucho viento, andaba encogida envuelta en su abrigo de primark los brazos cruzados a la altura del pecho para cubrirse al máximo, se preguntaba que por qué no habría cogido la bufanda antes de salir, no se esperaba aquel viento y una tarde tan fria y oscura…

GUAU, GUAU, GUAU… El corazón le dio un vuelco un perro desde un portal le ladró, noto un calambre por todo el cuerpo, sería del susto, pensó.

Giró la esquina y se introdujo en un callejón estrecho, una solitaria farola iluminaba intermitentemente el callejón, siguió adelante aunque no le hizo ninguna gracia, su corazón se aceleró y ella caminó más rápidamente para llegar antes al final, tenía la sensación de que la estaban vigilando, aquellos últimos meses, habían salido noticias en los telediarios de ataques y asesinatos, todos muy parecidos y de forma muy violenta, y no muy lejos de donde ella vivía, estaba nerviosa y notaba un calambre desde los dedos de los pies a la cabeza, de repente alguien salió de un portal, noto un calambre más agudo en el pecho, era un chino con dos bolsas de basura que salió por la puerta de atrás de un restaurante, ¡que susto por dios! Siguió su camino, aquel callejón con la farola haciendo intermitencias parecía interminable se hizo un silencio raro, y ahora si, de repente apareció alguien por detrás suyo que la cogió del pelo y le puso un cuchillo en el cuello, sintió calambrazos por todo el cuerpo, ahora más fuertes, no podía ni moverse, era como si todo lo viera desde dentro de una burbuja.

Los dedos bajaron por la frente cubierta de sangre de su cráneo sin cabellera, y se introdujeron en las cuencas oculares arrancandole los ojos, se oyó un ligero “plop” al extraerlos, los lanzó a una papelera y siguió su camino, dejando el cuerpo destrozado de su víctima muerta violentamente, lleno de arañazos profundos, le salían las tripas del abdomen, un brazo amputado, la cabellera arrancada dejando ver su cráneo sangriento, los ojos arrancados y la lengua seccionada de un mordisco.

Se desperto en su cama, no recordaba nada de la noche anterior, ni si quiera sabía como había llegado a casa, encendió la tele mientras preparaba un café y en las noticias, un chino contaba que el salió a tirar la basura y vio como atacaban a una chica joven pero que de repente se transformó en una especie de fiera que nunca había antes visto, y que ataco a aquel hombre que la policía estaba ahora investigando,noto un pequeño calambrazo en el pecho, pensó que los chinos están locos, se vistió, se puso su abrigo de primark y se acordó de que volviendo la noche anterior, hacía frío, cogió la bufanda por si acaso…
FIN?