Ella…

Era una tarde de invierno, hacía mucho viento, andaba encogida envuelta en su abrigo de primark los brazos cruzados a la altura del pecho para cubrirse al máximo, se preguntaba que por qué no habría cogido la bufanda antes de salir, no se esperaba aquel viento y una tarde tan fria y oscura…

GUAU, GUAU, GUAU… El corazón le dio un vuelco un perro desde un portal le ladró, noto un calambre por todo el cuerpo, sería del susto, pensó.

Giró la esquina y se introdujo en un callejón estrecho, una solitaria farola iluminaba intermitentemente el callejón, siguió adelante aunque no le hizo ninguna gracia, su corazón se aceleró y ella caminó más rápidamente para llegar antes al final, tenía la sensación de que la estaban vigilando, aquellos últimos meses, habían salido noticias en los telediarios de ataques y asesinatos, todos muy parecidos y de forma muy violenta, y no muy lejos de donde ella vivía, estaba nerviosa y notaba un calambre desde los dedos de los pies a la cabeza, de repente alguien salió de un portal, noto un calambre más agudo en el pecho, era un chino con dos bolsas de basura que salió por la puerta de atrás de un restaurante, ¡que susto por dios! Siguió su camino, aquel callejón con la farola haciendo intermitencias parecía interminable se hizo un silencio raro, y ahora si, de repente apareció alguien por detrás suyo que la cogió del pelo y le puso un cuchillo en el cuello, sintió calambrazos por todo el cuerpo, ahora más fuertes, no podía ni moverse, era como si todo lo viera desde dentro de una burbuja.

Los dedos bajaron por la frente cubierta de sangre de su cráneo sin cabellera, y se introdujeron en las cuencas oculares arrancandole los ojos, se oyó un ligero “plop” al extraerlos, los lanzó a una papelera y siguió su camino, dejando el cuerpo destrozado de su víctima muerta violentamente, lleno de arañazos profundos, le salían las tripas del abdomen, un brazo amputado, la cabellera arrancada dejando ver su cráneo sangriento, los ojos arrancados y la lengua seccionada de un mordisco.

Se desperto en su cama, no recordaba nada de la noche anterior, ni si quiera sabía como había llegado a casa, encendió la tele mientras preparaba un café y en las noticias, un chino contaba que el salió a tirar la basura y vio como atacaban a una chica joven pero que de repente se transformó en una especie de fiera que nunca había antes visto, y que ataco a aquel hombre que la policía estaba ahora investigando,noto un pequeño calambrazo en el pecho, pensó que los chinos están locos, se vistió, se puso su abrigo de primark y se acordó de que volviendo la noche anterior, hacía frío, cogió la bufanda por si acaso…
FIN?

2 comentarios sobre “Ella…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s